Nuestra Historia

En Aquiares se une una empresa de café con una comunidad, y ahí nace una relación simbiótica verdaderamente especial.

Nuestra Historia

Aquiares, una de las fincas de café más históricas de Costa Rica, se encuentra en las faldas del Volcán Turrialba.

Al cabo de más de cien años de producir café, la finca ha desarrollado sólidas prácticas sostenibles. Éstas prácticas han ayudado en proteger un ambiente natural privilegiado y han dado apoyo a una linda comunidad de casi 2,000 personas.

Aquiares es la finca de café más grande de Costa Rica en un sólo bloque; el 80% de su tierra está sembrada de café, mientras que el otro 20% esta designado a la protección de bosques. Los cafetales son constantemente interrumpidos por decenas de cauces, ojos de agua y riachuelos, todos protegidos siguiendo las normas nacionales y de Rainforest Alliance. Estos riachuelos forman un sistema natural que ayuda a conectar los dos grandes cauces que rodean la finca, proporcionando así un ambiente saludable para las especies nativas de animales, plantas y pájaros.

  • Tierra Entre Ríos

    La finca está situada en medio de los ríos Aquiares y Turrialba. De hecho que el nombre "Aquiares" significa "tierra entre ríos" en idioma indígena Huetar. La zona que rodea el Volcán Turrialba fue en algún momento centro importante de ésta importante civilización Pre-Colombina, considerada como una de las más importantes en la Costa Rica de esos tiempos.

    El monumento nacional Guayabo, considerado el asentamiento indígena más importante de Costa Rica, se ubica a tan sólo 5 km de la finca. Varios petroglifos encontrados en la finca indican que existía un importante asentamiento en Aquiares, y aún se pueden encontrar artefactos indígenas entre los cafetales.

    Estas piedras labradas cuentan cuentos y abren las puertas a un tiempo mucho más diferente en nuestra historia. Sin embargo, la tierra entre ríos siempre ha sido fértil, y la agricultura siempre ha sido privilegiada. Aprovechando la lluvia todo el año, y un suelo volcánico profundo, los Huetares pudieron sembrar su cultivos, y ahora nosotros los Aquiareños, sembramos nuestro café.
    LEER : OUR HISTORY

  • Historia

    Aquiares fue fundado en 1890, cuando varios aventureros vieron una buena oportunidad para aprovechar el ferrocarril que llevaba al importante puerto Costarricense de Limón. En la finca se construyó un beneficio de café, donde se dió un enfoque desde el inicio en los cafés lavados que darían a conocer el café de Costa Rica en un futuro. Muy pronto, la calidad del café de Aquiares le aseguró clientes leales en Europa, los Estados Unidos y Japón.

    La familia Lindo, de origen británico había adquirido la finca y en 1925 importó una iglesia de aluminio de Bélgica y vitrales de Italia. Aún a éste día, la iglesia es el corazón de la comunidad de Aquiares.

    En 1949 la finca fue comprada por la familia Figueres - la familia de Pepe Figueres, el expresidente que abolió el ejército costarricense. Esta famosa familia continuó desarrollando y expandiendo la finca hasta principios de los años 70 cuando tres familias con lazos cercanos asumieron la propiedad.
    LEER : LAND BETWEEN RIVERS

  • Un visitante de Aquiares escribió

    “En Aquiares, uno respira aire fresco y admira la belleza natural en todas las direcciones. Los árboles son hogar para pájaros y mariposas, orquídeas, epífitas y bromelias. Los ríos fluyen entre pequeños valles cubiertos del tan demandado grano costarricense, y se vierten en cataratas imponentes. Los Aquiareños son hospitalarios y parecen no estar distraídos por el mundo de afuera; sus sonrisas sugieren una vida feliz y pacífica”.
    LEER : OUR COMMUNITY

  • Comunidad

    La comunidad de Aquiares se asienta en medio de la finca y es hogar para casi 2,000 personas. El pueblo cuenta con una escuela primaria que tiene más de 100 años de existir, un programa deportivo juvenil, un comité de reciclaje, un centro de nutrición para prescolares, y una iglesia construida en 1925, la cual es un Monumento Arquitectónico Histórico Nacional.

    En los años 90, la finca inició una campaña para aumentar la cantidad de casas en manos de Aquiareños. Cada trabajador recibió un adelanto en su pago de cesantía, y se le dió asistencia para aplicar al bono de la vivienda del Gobierno. Hoy en día, el 96% de los trabajadores de Aquiares tienen casa propia.

    La finca y la comunidad están mutuamente conectadas. La finca brinda servicios, tierra, seguridad y trabajos honestos a la comunidad. Por su parte, la finca se ha beneficiado de una comunidad con un buen nivel educativo, y ha dependido de profesionales altamente calificados para desempeñar funciones administrativas importantes de la empresa. Tal nivel de interdependencia significa que los Aquiareños se enorgullecen de su comunidad y de su café.
    LEER : UN VISITANTE ESCRIBIÓ